"Reino Fungi"

Proyecto
Oomycetes   Deuteromicetes   Zigomicetes   Ascomycetes  Basidiomycetes

Index
(Hongos)

Generalidades

Los hongos figuraban en las antiguas clasificaciones como una división del reino Vegetal (Plantae). Se pensaba que eran plantas carentes de tallos y de hojas que, en el transcurso de su transformación en organismos capaces de absorber su alimento, habían perdido la clorofila, y con ello, su capacidad para realizar la fotosíntesis. Sin embargo, muchos científicos actuales los consideran un grupo completamente separado de otros, que evolucionó a partir de flagelados sin pigmentos.

Se trata de organismos eucarióticos, heterotróficos y con excepción de las levaduras, pluricelulares o multinucleadas. Obtienen su alimento por absorción en vez de por ingestión. Secretan enzimas digestivas en su medio y luego absorben los productos digeridos externamente. Casi todos los hongos poseen paredes celulares de quitina, polisacárido que no se encuentra en el reino Plantas

Morfología

Los hongos constan de una masa de filamentos muy ramificados y enmarañados a los que se denomina hifas.

Esos filamentos están divididos en células por una paredes o tabiques dispuestas en ángulo recto con respecto al eje longitudinal de aquellos esparcidas por toda la maraña hifal. Los tabiques de casi todos los hongos son porosos y permiten el flujo de citoplasma de célula a célula. En otros grupos, los núcleos están dispersos en una masa citoplasmática ininterrumpida; es decir, se trata de estructuras cenocíticas. La masa filamentosa entera se denomina micelio.

La reproducción de los hongos es asexual y sexual. La asexual tiene lugar por la fragmentación del micelio o en la producción de esporas. En la sexual se forman estructuras especiales llamadas gametangios que serán los encargados de producir las gametas que al fusionarse darán origen a un nuevo individuo.

La mayor parte de los hongos se reproducen por esporas, diminutas partículas de protoplasma rodeado de pared celular. El champiñón silvestre puede formar doce mil millones de esporas en su cuerpo fructífero; así mismo, el cuesco de lobo gigante puede producir varios billones. Las esporas y los fragmentos de hifas de los hongos pueden viajar por la atmósfera y recorrer grandes distancias.

Las esporas se forman de dos maneras. En el primer proceso, las esporas se originan después de la unión de dos o más núcleos, lo que ocurre dentro de una o de varias células especializadas. Estas esporas, que tienen características diferentes, heredadas de las distintas combinaciones de genes de sus progenitores, suelen germinar en el interior de las hifas. Los cuatro tipos de esporas que se producen de esta manera (oosporas, zigosporas, ascosporas y basidiosporas) definen los cuatro grupos principales de hongos. Las oosporas se forman por la unión de una célula macho y otra hembra; las zigosporas se forman al combinarse dos células sexuales similares entre sí. Las ascosporas, que suelen disponerse en grupos de ocho unidades, están contenidas en unas bolsas llamadas ascas. Las basidiosporas, por su parte, se reúnen en conjuntos de cuatro unidades, dentro de unas estructuras con forma de maza llamadas basidios.

Relaciones – Adaptaciones

Los quitridiomicetes y los mohos acuáticos abundan en los hábitats acuáticos. Ciertos ascomicetes y deuteromicetes son también frecuentes, tanto en agua dulce como salada. En los últimos años se han descubierto numerosos hongos en ríos y arroyos contaminados. Éstos participan en la purificación natural de las aguas residuales. Algunas de estas especies son de especial interés puesto que causan enfermedades en los seres humanos.

El suelo es el medio ambiente típico de los hongos saprófitos, los cuales viven sobre restos orgánicos. También contiene hongos parásitos que pueden infectar a plantas y animales. Los mohos acuáticos y los mildíus son habitantes comunes del suelo, como lo son algunos ascomicetes y muchos deuteromicetes. Numerosos hongos descomponen la celulosa y las proteínas; de esta manera, toman parte activa en la formación del humus.

Muchos animales pequeños, entre ellos insectos y milpiés (miriápodos), comen hongos y así contribuyen a la dispersión de sus esporas. Algunos grupos de insectos cultivan hongos para alimentarse con ellos. Entre estos insectos, destacan los escarabajos de las cortezas, las hormigas tropicales cortadoras de hojas y ciertos grupos de termitas. Numerosos hongos son parásitos de insectos.

Dos casos especiales: líquenes y micorrizas

Un liquen es cualquier miembro de un grupo de organismos constituidos por un hongo y un alga que viven en asociación simbiótica. El hongo proporciona una estructura que puede proteger al alga de la deshidratación y de las condiciones desfavorables, mientras que el alga sintetiza y excreta un hidrato de carbono específico que el hongo toma y utiliza como alimento.

Se han descrito unos 1.500 tipos de líquenes. Se encuentran en todo el mundo, especialmente en hábitats agrestes y son frecuentes sobre rocas, cortezas y suelos pobres. La mayoría de las veces los líquenes se reproducen desprendiendo fragmentos que contienen hifas fúngicas y células fotosintéticas.

Muchas veces los líquenes son los primeros en colonizar las áreas rocosas, iniciando el proceso de formación del suelo, porque crean poco a poco el ambiente ideal para que prosperen musgos, helechos y otras plantas.

Los líquenes se clasifican de acuerdo con el tipo de hongo (llamado micobionte) que los componen. El micobionte de la mayoría de los líquenes es un ascomicete, aunque en algunos líquenes tropicales es un basidiomicete. El alga que compone un liquen (llamada ficobionte) suele ser unicelular del tipo de las algas verdes, o del tipo de las algas verdeazuladas.

Los hongos que se asocian de manera íntima con las raíces de las plantas superiores producen un tipo especial de crecimiento de las hifas. Las micorrizas (“raíz – hongo”) son asociaciones entre hongos terrícolas y raíces de plantas. En éstas, una porción del micelio envuelve a las raíces con una capa blanca aterciopelada, y otra penetra a través de la corteza de las mismas. Ciertas plantas dependen de esta relación para desarrollarse adecuadamente. Las asociaciones micorrícicas facilitan la captación de minerales por las raíces de la planta y aportan moléculas orgánicas al hongo. Ciertas especies de champiñones son destacadas formadoras de micorrizas.

Siguiente